Pesca en kayak en “la barraca”

1.-Preambulo: En fechas recientes, el club de pesca "Gent De kayak" ha inaugurado oficialmente sus instalaciones. En concreto, en la dinámica zona de Valencia Mar, donde nuestro club ha construido un local para alojar los kayaks. Cariñosamente llamada por los socios como "la barraca", este espacio está especialmente diseñado para disfrutar de nuestra especialidad deportiva y será este el motivo que nos trae hoy aquí. Veamos un día típico de pesca en kayak en la barraca:

2.- Seguridad: Después de muchas jornadas de mal tiempo, típicamente invernales, ha llegado el esperado momento de salir a pescar. Subimos los trastos en el coche y nos acercamos a las instalaciones de Valencia Mar. Los accesos desde cualquier lugar de valencia y alrededores, son rápidos y en minutos estamos a las puertas de este paraiso.

Con acceso restringido a socios y video vigilancia en todo el recinto, tal como se aprecia en la captura, nos ofrece una seguridad extra en estas primeras horas, aun nocturnas, en las que solemos movernos. No preocuparnos por el coche o tus cosas, es importante y nos concentramos en nuestra afición. Vamos a montar!

3.- La barraca: Con el coche cómodamente situado junto al kayak, con buena iluminación y a escasos metros del mar, podemos centrarnos en preparar nuestras monturas sin pérdida de tiempo. Observo la variedad de kayaks que lo componen y que ya quedan pocas plazas por ocupar. La amplitud del sitio asignado, garantiza espacio suficiente a cada socio, incluso para dejar alguno de los muchos objetos que nos acompañan siempre. Con una fácil maniobra se deslizan desde sus alojamientos y montamos nuestros aparejos. En esta ocasión, no uso el carro de transporte y monto directamente junto a la rampa de salida.

4.- La salida: Es esta, una particularidad de la barraca que le imprime un valor especial. Los que hemos salido en múltiples ocasiones desde playa, sabemos las ventajas que supone salir desde la protección de un puerto. No tener oleaje, te evita incertidumbre al entrar al agua y posibles sustos a la salida, lo que disminuye esos días que te asomas al mar y te ves obligado a volverte frustrado a casa . El césped recién montado por nuestro club en la rampa de salida, hace que nos deslicemos dulcemente hacia la aventura.

5.- La zona de pesca: Avanzamos sin apenas ruido entre los preciosos yates y aceleramos el paso para entrar en calor. En breves instantes nos plantamos en la bocana. Un momento siempre embriagador es descubrir, qué precioso amanecer nos encontraremos hoy al salir del puerto.

6.-El escenario.- Salimos ya con 10 metros de profundidad, sin apenas esfuerzos y muchas opciones a nuestro alcance. Tenemos escolleras cercanas por si el día no parece propicio para alejarse demasiado, la divertida desembocadura de Pinedo, las largas playas del Saler delimitando el horizonte, fondos arenosos para el cefalópodo o rocoso para fondearse, buenas profundidades para que los más atrevidos puedan tentar los túnidos o la lotería de ver las soñadas pajareras en la distancia.

Aquí vemos a dos de nuestros socios descansando y saboreando este estupendo día invernal. Conocer a nuevos amigos y compartir experiencias es muy interesante, nos hará pescar algo más y no menos importante, tener más seguridad en el mar al ir frecuentemente acompañados.

7.-Capturas: Con rápidas miradas y chirridos de las emisoras, vamos valorando las condiciones del día. La actividad a la vista es escasa y decidimos decantarnos por el fondeo y el chambél. Con paciencia vamos reconociendo los fondos, probamos distintos emplazamientos y diferentes cebos. Esta técnica de pesca, suele estar animada por frio que haga y vamos cobrando piezas, que si bien no son de gran tamaño, nos permiten disfrutar de esta jornada tras muchos días de espera.

Algunos jureles, serranos, pargos, sargos, doncellas, pajeles, van subiendo a bordo engañados por el chambél. Los peces se muestran esquivos, seguramente helados de frio y cuando el colega catedrátic me cuenta que ha encontrado vidriadas, un gran estrépito nos hace girar la cabeza sorprendidos. ¿Si no es una barca, que es? El causante es un enorme pez que pelea en superficie a nuestras espaldas y repite sus ataques en varias ocasiones, aunque no las suficientes para que nos dé tiempo a acercarnos con posibilidades. Pese a intentarlo, tenemos que reconocer que fué mas rápido y listo que nosotros. Pensamos que otra vez será y damos por terminada la jornada.

8.-Recogida: Comentando las experiencias del día, volvemos a la barraca con los sentidos embotados de mar y la satisfacción de haber vivido otro día único. Destaco la comodidad que brinda la barraca, a la hora de terminar nuestra actividad. Tenemos agua potable para endulzar los equipos y la posibilidad de usar baños y duchas para salir del puerto en perfecto estado de revista. Es hora de tomar algo, ¿no?

9.- El chiringuito: Será difícil ignorar "La Barraquita Beach". Un bar situado a unos metros de nosotros, perfecto para relajarse y compartir buenos ratos con los colegas o familia, en un marco incomparable. Además de almuerzos, comidas y cócteles, dispone de una sorprendente playa artificial, que hará en el futuro, las delicias de cualquiera de nuestros barraqueros.

10.-Despedida: Mis agradecimientos a la junta directiva del GDK, por la gran labor que han realizado y que ha cristalizado en unas estupendas instalaciones recientemente inauguradas. Por su seguridad, comodidad, abundante pesca y compañerismo, tenemos la diversión asegurada. Buen trabajo!!!!

En estos días, estos locos apasionados por la pesca en kayak, están planeando nuevas salidas. ¿Te lo vas a perder?. Las plazas en la barraca están casi todas adjudicadas, pero aun queda alguna disponible a día de hoy. Ponte en contacto con nosotros e infórmate. https://www.gentdekayak.es/blog/

Saludos cordiales y nos vemos en el mar.

                                                                                                                       Victor Parent.